Como dijo Kate: “pues caí, amiga, ¿qué te puedo decir?”

Por @Hannahlejandra

A veces nos equivocamos al tomar decisiones. Pocas veces en mi vida me he arrepentido tanto de haber accedido o dicho sí. Nos conocimos porque le aparecí como una “sugerencia de amistad” en Facebook y me agregó. Resultó que teníamos intereses y amigos en común, así que acepté la solicitud. Hace 5 años no teníamos tanta precaución de agregar a alguien a nuestras redes más personales. Era amigo de amigos, no podía ser una mala persona o al menos eso pensé y me arrepiento de haberlo hecho aunque hoy sé que aprendí mucho. De esto ya pasaron varios años y aún me sigue produciendo dolores de cabeza. Continuar leyendo “Como dijo Kate: “pues caí, amiga, ¿qué te puedo decir?””

El peligro de la comodidad emocional

Por: Pilar Jericó

La primera vez que tomé un vuelo de una compañía estadounidense para ir a San Francisco me encontré con un catálogo de productos que se podían encargar en el mismo avión y que luego te enviaban a domicilio. En sus más de cuarenta páginas podías comprar cosas tan “útiles” como robots que lavaban a un gato doméstico, tapas de retrete que se iluminaban por la noche o estatuas con forma de yetis de más de dos metros de alto, entre otros. Por aquel entonces, yo tenía veintitantos y confieso que me sorprendió tanto, que durante años conservé aquella revista como una pieza de museo. El catálogo tenía algunas cosas originales e incluso, prácticas; pero muchas otras me parecieron accesorios que luego acabarían decorando el desván de esas casas gigantes de muchos americanos. Por aquel entonces, me di cuenta que me faltaba mucho por conocer de la cultura de Estados Unidos y lo más importante: hasta dónde somos capaces de llegar para encontrar la comodidad en nuestras vidas. Nos llenamos de cacharros para sentirnos bien y el problema, más allá de nuestros pobres armarios, está en que la búsqueda constante de la comodidad la aplicamos a todos nuestros ámbitos, incluyendo el mundo emocional. Y aquí está el problema.

Continuar leyendo “El peligro de la comodidad emocional”

México es pobre con gente pobre

Por: Sergio Negrete Cárdenas

Twitter: @econokafka

Desde la infancia se nos enseña a flagelarnos. Porque México es un país privilegiado, excepcional, dotado por Dios o la naturaleza (a escoger) como pocos. Su forma, el cuerno de la abundancia, refleja esa promesa incumplida. Desborda riqueza, desde hídrica hasta petrolera. Cuestión de estirar la mano para recoger esos ricos frutos tropicales sin esfuerzo. País riquísimo, pero con millones de pobres.
Continuar leyendo “México es pobre con gente pobre”

Transas

Por: Pascal Beltrán del Río

Combatir la corrupción se ha vuelto una exigencia de la sociedad mexicana. Me temo, sin embargo, que entre sus integrantes hay diferentes formas de entender la corrupción.

Para muchos se trata exclusivamente de la que cometen los servidores públicos, en especial los altos funcionarios del gobierno. Para esas mismas personas, las violaciones a las leyes que cometen los ciudadanos de a pie con el objetivo de ahorrarse trámites, multas, tiempo de espera y otras complicaciones no son actos de corrupción. Continuar leyendo “Transas”