A veces la felicidad viene en forma de hacer feliz a alguien más.

Por Ana Edith Medrano.
“Quiero compartir con ustedes la experiencia que vivimos mis hijos y yo.


La idea fue repartir juguetes a niños en situación de calle o indígenas que trabajan en la zona centro de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Primero que nada, mis hijos me acompañaron a escoger algunos juguetes, compramos obvio para niños y niñas, desde ahí fue algo hermoso ver la ilusión de mi hijo, por darle un poco de alegría a otro niño, probablemente de su misma edad.

Sin adjudicarme todo el merito, les comento que mi jefe me apoyo con las bolsas para entregar los regalitos, y ya con todo en casa, ¡manos a la obra!

Salimos el Domingo 22 de diciembre, a recorrer las calle Hidalgo y vimos a muchos niños, sobre todo indígenas trabajando en puestos ambulantes, casi lloro al ver sus rostros, ilusionados por recibir un obsequio, algunos pedían para su hermanito menor que se quedo en casa, otros sólo dijeron “gracias”, hasta los papás estaban felices.

Para mí fue doble satisfacción, hacer feliz a un niño y ver el gozo de mis hijos al ser Santa por un día.”

Gracias a Ana Edith por compartirnos su #AcciónBuenaVibra pero sobre todo, gracias por esparcir la felicidad.
Sigamos BienVibrando.
Comentar no cuesta nada.