Replicar: el arte de hacer y no sólo hablar

Por @marubrito

En días, o meses pasados, se ha difundido a través de las redes un video sobre la forma en que los conductores en Alemania dan paso a una ambulancia en una autopista. Me he topado con varios contactos que al publicar el video, comentan cosas del tipo: “ojalá siguiéramos el ejemplo de los alemanes”, o “¿cuándo veremos que ocurra esto en nuestro país?”. Si no han visto el video aún, lo dejo aquí:

Y todos nos sorprendemos, admiramos y reconocemos este comportamiento; señalamos que sería necesario replicarlo en nuestro país y nuestra ciudad. Y muchas veces, el cambio que proponemos llega hasta ahí, alcanzando a nuestros amigos en Facebook, a nuestros seguidores en Twitter, a una que otra conversación con algún compañero de trabajo o amigo.

¿Qué pasaría si por lo menos una vez, replicáramos lo que vemos? ¿Qué pasaría si la próxima vez que salgamos de nuestra casa, o trabajo, o de cualquier lugar, nos encontramos con algún conductor desesperado, que intenta pasar a como dé lugar frente a nosotros? Vamos, no necesariamente tendría que tratarse de una ambulancia o patrulla, pues inevitablemente (y pocos serían los que lo negaran), pensamos que cuál es la prisa, que nosotros llevamos más tiempo ahí atorados. Pero, ¿y si ese conductor necesita llegar con urgencia al lugar de un accidente? ¿O a la escuela a recoger a su hij@ debido a una emergencia? ¿O recibió un aviso que amerita su presencia lo antes posible?

El propósito de esto es generar un pequeño ejercicio de reflexión. Pensar más allá de nosotros mismos, en las necesidades de los demás, en la forma en que podríamos generar un cambio si actuamos desde lo individual.

Sé que muchos me tacharán de idealista y soñadora, pero debo admitir que soy de esas personas que está convencida de que pequeños cambios, generan uno mayor. ¿Qué pasaría si llevamos esa propuesta más allá de lo virtual? ¿Y si en vez de seguir el ejemplo de los alemanes, nos convertimos en el nuestro?

Sé también que muchos pensarán que en esta ciudad cada vez más caótica, con más autos y menos transporte público eficiente, es prácticamente imposible poder actuar de la forma en que observamos en el video. Pero es aquí donde podemos contribuir con ideas. Por ejemplo, uno de los principales obstáculos para responder ante una emergencia, es debido a que las vías de comunicación están saturadas todo el tiempo. Pero, ¿se han fijado cuántos autos llevan únicamente una persona? Podemos empezar por reducir el uso de automóvil y utilizar otros medios de transporte como el metro, metrobús y transporte público. Sí, quizás implica un traslado más largo en cuestión de tiempo, pero actualmente existen muchas aplicaciones que nos facilitan la vida mostrándonos qué transporte usar y en cuánto tiempo estaremos en nuestro destino, con lo que podemos planear con tiempo nuestra salida.

Ahora, si utilizar el automóvil es absolutamente necesario, hagámoslo de forma consciente y racional. ¿Cómo? Evaluando nuestras rutas, saliendo con tiempo, haciendo más eficiente (y menos estresante) nuestro viaje.

En esta ciudad, en la que el ritmo de vida es cada vez más acelerado y el número de habitantes crece de manera exponencial, es más fácil encontrar formas de convivencia que nos beneficien a todos. Todos somos parte del tráfico, todos lo provocamos, todos podemos solucionarlo. Seamos ejemplo para otros, y no sólo nos quedemos en la propuesta.

Vía: Mexican Times

1 voto le vale, 1 voto nos cuesta…

Por @alexvillac

Sí mire, damita, caballero, en esta ocasión le traigo a la venta el candidato-candidata para delegado-delegada. Éste sí es el bueno. Ésta sí es la buena. Es el producto para el ciudadano, la ciudadana. 1 voto le vale, 1 voto le cuesta…

Este candidato viene con una promoción que no se puede perder: el teléfono, el correo, la oficina y la cuenta en tuirer para atender sus denuncias y peticiones. Llámele, escríbale, vaya, tuitiele pero no le va a responder, aunque le diga que sí. 1 voto le vale, 1 voto le cuesta.

‘Ire, le viene prometiendo lo que viene siendo el retiro de los ambulantes tanto de las calles como del Metro. También le viene con un kits de otras muchas promesas, damita, caballero, la mayoría caducan el 8 de junio. 1 voto le vale, 1 voto le cuesta…
Viene con capa desaparecedora y amnesia permanente, damita, caballero, esto funciona a partir del 8 de junio, no necesita pilas, 1 voto le vale, 1 voto le cuesta…

No hay garantía de que se queden hasta el final, porque ya ve que les gusta ir tras el hueso; son una rara mezcla entre perro y chapulín. Así que ni se encariñe, ni se enoje si antes de que terminen su periodo ya no los ve.

No es coincidencia si usté ha notado que hay más ambulantes en estas épocas, damita, caballero, los candidatos-candidatas andan queriendo quedar bien con nosotros. Es de que nos llamamos ambulantes pero nos apellidamos votos, damita, caballero, y vamos seguir estorbando en las calles y en el Metro. 1 voto le vale, 1 voto le cuesta…

Y es de que le vengo manejando lo que viene siendo el clientilismo, damita, caballero. Este 7 de junio, damita, caballero, que usté vaya a votar, recuerde esto, también recuerde que: Ganan los políticos, ganamos los ambulantes, perdemos todos. 1 voto le vale, 1 voto le cuesta….

Pero el todos no importa, damita, caballero. Además, ése no se lo manejo ahorita. Además, no somos los únicos, también hay otros clientes como la asamblea de barrios, franeleros, comercios irregulares y constructoras, damita, caballero.

Recuerde el costo: 1 voto le vale, 1 voto le cuesta…

Un voto que a TODOS nos cuesta.

#PiensaTuVoto