¿Conoces las consecuencias del enojo en tu organismo?

Por Erika Panamá
@erikapanama

¿Te has dado cuenta de cuántas veces al día te enojas? Ya sea a causa del tráfico, un compañero de trabajo, una amiga o amigo, el novio o novia, tus papás, etc, cualquier cosa puede ser causa de tu enojo. ¿Te has puesto a pensar qué es lo que sucede en tu organismo cuando te enojas?
Con el enojo, se desencadenan varias reacciones en nuestro organismo, a nivel físico, emocional que hacen que después de la crisis del enojo nos vengan algunas consecuencias.

• Consecuencias físicas:

El enojo en nuestro organismo provoca la producción en grandes cantidades de sustancias químicas, como adrenalina que es un detonante de la alteración de las funciones habituales de nuestro organismo. Todo esto causa bajas en nuestro sistema inmunológico, dolores musculares, dolores de cabeza, y enfermedades gastrointestinales, entre ellas gastritis, incluso hay casos en los que se ha dado pérdida de cabello.

• Consecuencias emocionales:
Al sentir enojo, perdemos el control total de la situación que nos está poniendo de esa forma, con ello, nos sentimos más vulnerables, incapaces y por ende, aumenta nuestro coraje. Muchas veces, al enojarnos, se nubla nuestro entendimiento y razonamiento.

Siempre, nos concentramos más en las causas de nuestro enojo que intencionalmente dejamos de darle importancia a las cosas que en realidad tienen relevancia, no podemos analizar bien las cosas y explotamos, y nuestro desempeño en cualquier ámbito se ve afectado. Cuando estamos enojadas, al nublarse nuestro juicio, somos capaces de herir emocional o físicamente a la primera persona que se nos ponga en frente, aunque no tenga nada que ver con el asunto en cuestión, podemos desencadenar peleas con personas, incluso nuestro novio que no deberían tener razón de ser.
Es muy importante que aprendamos a manejar nuestras emociones, para no desquitarnos con alguien que no tenga la culpa, decir o hacer cosas de las cuales después podamos arrepentirnos, haciendo más grandes los problemas que ya teníamos.

Comentar no cuesta nada.