EL PAÍS DE LOS HABLISTAS #LibroDeLaSemana

Por Dán Lee.


EL PAÍS DE LOS HABLISTAS
(Alberto Chimal. Libros del umbral. Tlalpan, México, 2001)
Devorar un buen libro de cuentos para mí es un gran placer (mayor a degustar una novela); cuando este libro está escrito en español por un autor mexicano, el gozo se multiplica. Alberto Chimal (Toluca, 1970) ambiciona en esta colección reproducir la experiencia del viejo contador de historias; junto a una fogata, una voz cubierta de noche y sabiduría embeleza a su auditorio mientras los pierde en los laberintos de su fiebre creadora.

            Desde la primera línea (es más, desde las epígrafes) se percibe una vocación por generar un mundo nuevo con sus nombres, mitología, celebridades y geografía particulares. A lo largo de los diez cuentos cortos (el más extenso cuenta con veinte páginas) el narrador se afana por no perder nuestra atención con base en una redacción sencilla pero con relieves míticos. Sus temas son la creación del mundo, el horror, la magia, la muerte, la identidad. Encontramos historias aleccionadoras, tétricas, pícaras, legendarias. Pareciera que leemos un texto escrito en el medioevo por momentos, pues los cuentos tienen raíces profundas que se arraigan en lo profundo del inconsciente, el mismo inconsciente que generó Las mil y una noches.

            Imposible comentar texto por texto sin extenderse demasiado, porque todos merecen atención. El país de los hablistas cuenta con elementos que todo lector desea encontrar: concisión, hallazgos en el uso del lenguaje, estructuras equilibradas, golpes de efecto. Las páginas de esta joya rezuman magia e imaginación.

            Por si lo anterior fuera poco, la edición es muy atractiva, adornada con la ilustración “El pez grande se come al chico” en un tamaño amigable, tanto el dibujo como las dimensiones plantean el tono del libro: modesto y tremendo a la vez.

El país de los hablistas es una fantástica colección de cuentos que debería estar en la biblioteca de todo aquel que guste de la narrativa breve.
Dán Lee
Comentar no cuesta nada.