#HoyNoCircula ¿Cuánto necesitas el auto para moverte?

Por @marubrito

No es novedad para todos que el crecimiento del parque vehicular en la Ciudad de México se ha salido de control. Todos hemos sido parte del tráfico… corrijo: todos somos el tráfico, y a veces por más esfuerzos que hagamos por salir temprano, buscar rutas alternas y menos congestionadas, parece que tenemos que llegar a conformarnos en que perderemos al menos dos horas diarias en ese atascamiento.

Tampoco es de sorprender que hayamos llegado a esta fase de contingencia durante estos días que han obligado al gobierno de la Ciudad a implementar de nuevo el programa Hoy No Circula por igual.

Al respecto, seguro muchos nos hemos encontrado con infinidad de opiniones. Yo, en particular he visto mucho descontento, evidentemente entre quienes son dueños o utilizan el auto como principal medio de transporte.Entiendo la molestia de tener que pagar verificación para poder tener un holograma 00 y poder circular diariamente, al final lo importante es llegar a donde tengan que llegar a tiempo. También entiendo que los trayectos son largos, y que desafortunadamente nuestro transporte no es el más eficiente ni el mejor. Sin embargo, no puedo evitar sentir cierta molestia por las excusas y justificaciones de quienes defienden el uso del auto. Claro, hay personas que deben recorrer cientos de kilómetros para poder llegar a sus lugares de trabajo, pero en una fase como la que nos encontramos me parece que es importante considerar la salud de todos… y si no, al menos la propia.

Durante seis años fui usuaria diaria del automóvil. Mi recorrido era de casi 27 kilómetros ida y vuelta, y mis horarios laborales me impedían tomar transporte público. Sin embargo, las circunstancias me llevaron a prescindir de él y tener que moverme en metro, metrobús, camión y ecobici. He tenido buenas y malas experiencias, como todos, pero sigo pensando que al menos para mí, no es necesario volver a moverme en auto de forma diaria.

La implementación del programa en esta fase de contingencia, si bien no solucionará de raíz el problema de la contaminación, creo que debe ser un factor de aprendizaje para todos. Si para algunos es absolutamente necesario moverse en auto para llegar a un lugar, ¿Por qué no compartirlo? Seguramente conocemos alguien que puede ir al mismo lugar, o cerca.

Si el lugar a donde te mueves, no está a más de 10 kilómetros de distancia, ¿Por qué no probar el transporte? No todo es tan malo como lo pintan, no todo el tiempo vas aplastado, no todo el tiempo te asaltan y te acosan. Y en caso de que ocurra, siempre hay opciones: jala la palanca, avisa a un policía, sal más temprano para encontrarlo más vacío. Algunos hasta aprovechan para leer.

Si bien no es la solución ideal, no todo es culpa del gobierno. Nadie está obligado a comprar un auto. Y como mencioné antes, es una cuestión de salud. ¿O necesitamos que nos vendan aire puro embotellado como en China?

De verdad, por un día a la semana que caminemos no nos pasará nada. Es más, hasta se verá reflejado en el ahorro en gasolina y menos desgaste en general del auto. ¿No les encantaría invertir esos pesitos en algo como una cena, el cine, un gustito?

¿Y si en vez de quejarnos nos empezamos a mover más? Hagamos lo que nos toca, por el bien de todos. Quién nos dice que a lo mejor hasta nos gusta.

Publicado en Mexican Times

Comentar no cuesta nada.