La importancia de detener los delitos cuando aún son faltas cívicas

Diariamente nos topamos con noticias o testimonios de personas que han padecido la inseguridad en el país. A veces, son sucesos tan cercanos que nos hacen darnos cuenta de que nadie, en ningún momento, estamos exentos de que en algún momento seamos víctimas de la inseguridad y suframos un asalto, secuestro, extorsión o algo por el estilo.

Pero, ¿se han puesto a pensar que muchas veces un delito se puede evitar si se denuncia a tiempo? Sí, suena un poco a comercial y también un poco raro, pero es real. Pensemos por un momento en alguna falta que vemos de forma cotidiana, y por lo mismo, nos hemos habituado a ello y pensamos que “es normal” y lo dejamos pasar.

“Es que así siempre ha sido”, “si los denuncio, me puede pasar algo”. Esos y muchos más pretextos nos decimos para no hacer frente a lo que nos afecta, de forma indirecta o directa. ¿No hay en tu cuadra, o colonia, o en la de tu familia un grupito de personas que siempre está bebiendo en la calle? Tal vez no hagan algo más allá de eso, pero ¿y si un día tu auto amanece con un cristal roto?

Por eso la importancia de la denuncia cuando hay faltas cívicas, como lo dice la “Teoría de las ventanas rotas”, estipulada en 1969, por el Profesor Philip Zimpardo, en la Universidad de Stanford y la cual sostiene que el delito ocurre mayormente en las zonas descuidadas, sucias y maltratadas.

Esto responde mayormente a cuestiones psicológicas. Cuando una comunidad observa algún espacio público deteriorado, éste será abandonado de forma progresiva lo que dará lugar a un aumento en la delincuencia.

Entonces, ¿cómo evitar los delitos? Una forma, y muy importante, es procurando espacios limpios y ordenados, en donde el ambiente sea más bien de armonía. Sí, sé que suena a utopía, pero como en otras ocasiones lo he mencionado, se trata de un trabajo colectivo. Si bien procurar la seguridad es trabajo de nuestras autoridades, mucho ayudamos justo con el cuidado de nuestros espacios y sobre todo, a través de la denuncia.

Y sé que probablemente creamos que denunciar que alguien aparta la calle no hará que las autoridades respondan de inmediato, y puede que lo hagan tarde, pero ¿y si hiciéramos 100 denuncias sobre el mismo caso? No, no es exageración. Sabemos que la forma en que nuestras autoridades respondan es mediante la insistencia, y si lo hacemos varios, el resultado es mejor. Lo dicho: las acciones en forma colectiva tienen mucho más impacto que de forma individual.

Así que hay que recordar que siempre debemos pensar en conjunto para lograr un bien común. Y se vale denunciar todo aquello que nos afecte a todos: desde basura en la calle, personas que apartan lugares (la calle es de todos, por favor), y de más acciones que no contribuyan a mejorar nuestras comunidades.

Para conocer cuáles son las faltas cívicas y con quién denunciarlas, puedes consultar la Ley de Cultura Cívica del Distrito Federal, y si necesitas apoyo para hacerlo, con mucho gusto puedo apoyarlos.

Comentar no cuesta nada.