Recicla y no te inundes de basura

Por @marubrito

Cada año, al llegar la temporada de lluvias, sabemos que al menos en una ocasión nos veremos severamente afectados por lo que llaman “encharcamientos”, aunque sean de más de metro y medio. La ciudad se vuelve un caos, todo se paraliza, el tráfico es tal que los trayectos son más del doble del tiempo del que solemos recorrer. Y al final, simplemente nos quejamos, nos molestamos y culpamos a las autoridades por no tener un sistema pluvial y de drenaje lo suficientemente eficaz para evitar estas situaciones.

La verdad es que no todo es culpa de una mala planeación o diseño. Y antes de que sea tachada como defensora de las autoridades –como ha sido en otras ocasiones–, creo que es importante señalar que una parte importante del problema es la basura que nosotros mismos generamos y que es la causante de que las coladeras y drenajes se tapen provocando las inundaciones.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en nuestro país se recolectan 86 mil 343 toneladas de basura diariamente, las cuales se generan principalmente en viviendas, edificios, calles y avenidas, parques y jardines. Tan sólo en Ciudad de México, se generan 12 mil 839 toneladas todos los días, lo que implica un alto costo de traslado.

Existe una clara falta de concientización entre la población sobre la generación de basura, únicamente 46 de cada 100 hogares la separan, y esto no es suficiente para la cantidad de habitantes que somos en la ciudad.

Vale la pena estar al tanto de las diversas opciones que existen en nuestras entidades para evitar generar tales cantidades de basura. Por ejemplo, la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, lleva a cabo el programa “Reciclatrón”, mediante el cual la gente puede llevar sus desechos eléctricos y electrónicos, y así asegurarse de que los elementos y sustancias peligrosas de las que están compuestos no representen un riesgo para la salud.

Otra iniciativa muy atractiva es el Mercado del Trueque donde puedes intercambiar tus residuos inorgánicos (PET, aluminio, vidrio, plástico, papel y cartón) por puntos verdes para adquirir alimentos que se cultivan localmente. Éste se realiza el segundo domingo de cada mes, y además es itinerante.

Y por supuesto, vale la pena señalar que en la Ciudad existen diversos centros de reciclaje a los que puedes llevar tus residuos inorgánicos, puedes consultar algunos en este sitio: http://goo.gl/Cunm8

También existe la alternativa de reutilizarlos para tu uso personal. Existen muchísimas páginas, videos y tutoriales en los que puedes aprender a convertir, por ejemplo, una lata de aluminio en algo completamente útil como un monedero.

¿Y qué hay de los orgánicos? El mejor uso que se puede hacer de ellos es la elaboración de composta, así podrás aprovecharlos y nutrir tus plantas; o si no cuentas con el espacio para hacerlo, puedes entregarlos al camión de la basura en una bolsa biodegradable.

Como podemos ver, las opciones son infinitas y siempre tendremos una alternativa para poder mejorar nuestro entorno. Las inundaciones de estos días son sólo un ejemplo de las consecuencias de nuestra falta de conciencia; es importante recordar siempre que nuestras acciones individuales, buenas o malas, siempre tendrán un efecto en lo colectivo. Procuremos que ese efecto sea positivo, o con el mayor beneficio para todos.

 

 

Comentar no cuesta nada.